viernes, 24 de septiembre de 2010

El roce

La cita era programada, el horario extricto, entraban por distintas sendas para que nadie sospechara, para luego encontrarse en la fuente central, ahí casi sin querer se aproximaban mirando para cualquier lado hasta que sus cuerpos estaban lo suficientemente cerca como para estirar las manos y rozarse la yema de los dedos, ese toque mágico, esa electricidad que recorría sus cuerpos los hacia tremendamente felices, el amor había golpeado sus puertas y ellos supieron responderle.
Cada tarde a partir de ese otoño la fuente fue complice y testigo de ese interminable romance y ese apenas roce de manos que les hacía brillar los ojos, brindándose mutuamente la mejor y mas inocente sonrisa jamás vista.
Aída rondaba los 28 años, Rubén 10 años mayor que ella, no había diferencia, por que ellos no sabían de edades ni tiempos, la naturaleza les había hecho un pequeño regalo en uno de sus cromosomas, a cambio les había quitado el resto, por eso estaban ahí, olvidados del mundo real pero tan felices en su propio mundo, y yo, testigo oculto de esa maravillosa imagen que guardo en mi corazón.
Cuando dejé la residencia, lo que mas extrañé de mi consultorio, fue la vista que tenía desde el ventanal, directamente a la fuente en el centro del parque, pero por sobre todo extrañé, la chispa del amor que se encendía todos los días al caer la tarde con un simple rose de manos.

18 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

La inocencia en estado puro.

Bien escrito, Flaco.

Muy emotivo.

un abrazo.

AGUSTIN dijo...

Bien contado, Flaco! El roce de las yemas de las manos como testigo de todo un volcán de amor puro.

Epístola Gutierrez dijo...

La pureza y sensibilidad de ellos dos hace que ese roce de manos sea mágico.
Bellísimo relato.
Un beso.

A.R.N. dijo...

la imagen de los dos acercandose y rozandose creyendo que nadie los veia es maravillosa, besos

noah dijo...

El amor sin contaminar,en esencia. Excelente trabajo.

Felicidades, es un gusto leerle.

Noah

Jazmin dijo...

Cuando el amor es inocente, parecería que fuera más puro, no?

Como en esta historia.


Qué lindo imaginarlos tocándose los dedos, tímidamente...

Nela dijo...

Magnífico relato.
Besos
nela

Mónica dijo...

Tierno y puro amor, sin diferencias, con piel.

Excelente escena para disfrutarla aunque sea de ojito.

Felicitaciones Flaco, otra apuesta al somos mucho más que dos.Me gusta lo que escribe.

Cariños

laura dijo...

usted me conoce y sabe que prefiero hablar siempre de la composición literaria y este escrito es una belleza por donde lo mire.

consiguió resumir en poquísimas líneas una historia riquísima en imágenes y de una ternura que hace sonreir a pesar de la situación

alguna vez se lo he dicho ya, pero se lo repito, es increíble lo que ha ido cambiando es sus posteos desde que comenzó, obviamente para mejor

un placer, de verdad

su dijo...

Siempre tan delicado...bendito toque mágico que transporta a la felicidad absoluta.
Un abrazo Flaco.

ElFlaco dijo...

Gaucho: Justamente eso quise rescatar, gracias por entender el mensaje.

Agustin: No se si les hubiera dado por un volcan de amor, pero si tenian una catarata de sentimientos.

Epístola: Quien ha compartido momentos con personas tan especiales saben que el amor de ellos es incondicional y tremendamente puro, yo tuve la dicha de crecer con dos tíos Juan y Josefa hermanos de mi papá cuando fallecio ella a los meses el también se dejo ir, tengo hermosos recuerdos de ambos.

A.R.N: Tal cual, lo vuelvo a leer y la imagen, me llena.

Noah: Gracias y si, la palabra sin contaminar le cae justo.
Cariños.

Jasmin: Es! mas puro, o al menos me gusta pensar eso, es como cuando vemos a dos nenes de 3 0 4 años darse un beso o abrazarse por la simple empatía que los une, es maravilloso.

Nela: Me alegro que le haya gustado y se bienvenida a mi pequeño mundo virtual.

Mónica: Mi apuesta es total y me alegra que le guste.

Laura: Que pueda llegar a uds mas alla de las imperfecciones es mi placer, escribir de lo que siento o sentiría realmente me pone bien, gracias por estar siempre.
Cariños para ud estimada amiga.

Su: Hermosas tus palabras, va mis agradecimientos y mi cariño para ud.

Tropiezos y trapecios dijo...

Lo que más se echa de menos siempre es el amor o las actitudes o situaciones que lo generan :-)

Bonita historia.

Un saludo.

Oski.

Yoni Bigud dijo...

Muy bueno. En algunos casos un roce tiene mucha más fuerza que todo lo demás.

Un saludo.

Yoni Bigud dijo...

Y... 14.

Perdón.

Doamna care plânge dijo...

Ke dulce :)

Juan Carlos dijo...

Un cromosoma advenedizo, se convierte en una limitación perpetua para quienes lo padecen. Sin embargo tu ágil pluma nos hace olvidar ese "detalle" y nos envuelve en la dulzura de dos tímidos enamorados, cuyos besos dactilares expresan la pureza de un amor nacido de la inocencia de dos almas que siempre serán blancas y jamás conocerán la maldad.
Como siempre, hermoso relato flaco, escrito con sobriedad, sentimiento y mucho arte.
Es un placer leerte.
Gracias por compartir.

ElFlaco dijo...

Yoni: Y la inosencia lo potencia aun más.
Saludos

Yoni: No se disculpe, aca es libre.

Doamna care Plange: Me alegra que le guste, sea bienvenida a mi casa virtual.

Juan Carlos: El placer es mio por contar con su presencia y sus justas palabras, gracias a ud por brindarme su tiempo.
Abrazo.

Rochitas dijo...

HERMOSA HISTORIA. Y SU TESTIGO QUIEN LA ETERNIZA...