lunes, 1 de noviembre de 2010

Venganza

Pasó el tiempo las charlas fueron muchas, muchas fueron las discusiones y muchas las cervezas que tomé, aprendí que un buen tinto es aquel que se comparte con los amigos y que nada tiene que ver con la cantidad de taninos o con el roble de la barrica que lo acunó, aprendí que una buena buseca si o si lleva mondongo y que llamarlo guiso de toalla merecía el cachetazo en la nuca, que el tiempo es tirano y que se lleva de la mano a casi todos por igual, aprendí a conocer a los amigos, yo tengo dos y eso según me dijeron es como sacarse el gordo de navidad, aprendí también que tenía tíos y padres sin consanguinidad alguna pero de consejos firmes y manos amables, aprendí a aprender, a escuchar sin hablar y a hablar sin gritar, aprendí muchas cosas, muchas cosas.
El tiempo y mi familia me hicieron emigrar hacia otros Lares, donde ni bares ni Pampas había y aún habiendo seguramente no hubieran podido igualar, aquel del color sepia, de las paredes pintadas con pintura al aceite, donde el fernet se tomaba puro y solo un poquito por que era digestivo, donde se podía hablar de política, de futbol o de religión en la mesa sin miedo a ofender ni a la crítica destructiva.
Después con algo mas de cuarenta octubres la vida me trajo de nuevo al barrio, vestigios de aquel que fue en otra época, de los grandes, ni el recuerdo, ya nadie habla de ellos, del bar solo un portón de madera y ahora una casa alquilada, el club, cede de mesas timberas, de noches de truco y tardes de bochas hoy se viste de Gym & Wather y es preciso pagar para entrar y tengo que hacer mucho para recordar donde estaba el escenario en el fondo de la cancha de básquet.
Vecinos ? si algunos hijos de, sobrinos de, nietos de, pero nadie a quien visitar y recordar viejas tardes de carnaval; la plaza hoy está sitiada de personajes que te prepean con la vista, como marcando territorio.
Donde quedó todo, donde están aquellos mis viejos amigos o amigos viejos que recordaban, bares, clubes, bailes, recorridos de tranvías y colegios hechos centros comerciales, donde están los chicos que mirando desde afuera buscaban la excusa para escuchar historias nacidas en barriales como el Abrojal, la Bomba o los callejones cerca de la cañada, donde aquella doñita hacia esas empanadas que valían el riesgo de meterse entre lupanares y cafiolos.
Donde quedo todo eso, donde.
Camino con mi hijo por las calles donde jugué, le muestro el viejo colegio nacional, vacío, sin guardapolvos blancos ni griteríos en la siesta, y la angustia me llena de lagrimas los ojos, pero hoy voy a vengar su recuerdo, no con palos ni con piedras, hoy voy a vengar la mesa de los cinco, voy a llamar a mis dos amigos, mis dos hermanos, los voy a invitar a tomar una cerveza en algún lugar no importa donde, y voy a instituir la mesa de los tres, hasta que encontremos alguien que se sume, alguien que tenga historias en el corazón y que no tema abrir la boca para hablar de política, futbol o religión en la mesa, lo voy a hacer por ellos, por mi, por mi hijo, para que alguna vez sea el “Panchito” chico que se sume cuando yo ya no esté.

16 comentarios:

A.R.N. dijo...

amen.
besos

El Gaucho Santillán dijo...

Asì ha sido, antes.

asì serà, sin dudas.

Buen recuerdo, y mejor decisiòn.

Un abrazo.

Viejex dijo...

Supongo que sabe bien que esa venganza es una venganza utópica. Y que eso está muy bien, ¿no?

...y suelo pensar que la utopía está en el horizonte y entonces si yo ando diez pasos la utopía se aleja diez pasos, y si yo ando veinte pasos la utopía se coloca veinte pasos más allá; por mucho que yo camine nunca, nunca la alcanzaré. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso, para caminar.

Fernando Birri, citado por Eduardo Galeano.

ElFlaco dijo...

A.R.N.: Aleluia hermana!!! A-le-Luia !!!

Gaucho: Al menos lo voy a intentar, volver al barrio ha sido mas duro de lo que yo creia.
Abrazo.

Viejex: Utópica si, pero como bien lo pusiste es la forma de caminar y no quedarse quieto.
Abrazo.

Steki dijo...

Ay, Flaco, me estrujaste el cuore! Te juro que si no fuera porque estoy en Mendoza, iba a ayudarte para juntar los 5 otra vez. Beso grande y feliz semana!

ElFlaco dijo...

Steki: Es cuestión de que les pase la dirección y cuando anden por la docta se arrimen, siempre es bueno tener de invitado a un nuevo amigo.
Cariños estimada y gracias por estar.

noah dijo...

Que bonito relato. Que sea como ud, desea.

felicidades

Epístola Gutierrez dijo...

Yo creo que nada se ha perdido, porque sigue muy vivo en tu recuerdo y emociona la forma en que lo transmitís. Hermoso.
Un beso.

Yoni Bigud dijo...

Fantástica pretensión la suya. Haga todo eso que declama en el último párrafo, es la actitud más sana.

Muy bueno.

Un saludo.

laura dijo...

del relato no hay mucho más que decir porque la historia se "pinta" sola, ahora bien, lo felicito de nuevo Flaco porque los detalles y la manera de hacer "sentir" la emoción son impecables

un beso

Jazmin dijo...

No sólo el barrio cambia... "nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos", cierto?

Pero esas vivencias que nos graban a fuego no se van. Nos acompañan en los cambios. Cambiamos de rumbo, pero no de zapatos.

Pucha, qué metáfora tontolona usé, pero ud me entendió, cierto?



No sé si es su forma de relatar, de describir, el contexto que describe, o todo junto, pero lo hace volver a uno a su niñez, al pueblo, a las patas sucias por correr en la calle de tierra...

Passion dijo...

Buenaaaaaas
(y tarde!)
por fin estoy acà!
(no me rete, que me leì los tres capìtulos de un refilòn! :)
...
Usted dìce ser un pèsimo escritor?
ejemmmmm
permìtame que le diga, equivocado esta señor.
Cuando , quien sea, tiene la capacidad de DES-cribir , transmitir y provocar un sentir en el lector que alberga, por instantes, sus palabras escritas, no queda màs que felicitarlo por provocar el grato transporte a la època y espacio.

Lo felicito!

otra cosa
terminè de leer y se me vino a la mente un tangaso
no solo porque, como dijo Jazmìn, "nosotros los de entonces, ya no somos los mismos"...
sino porque se me cayò un lagrimòn al saber de su deseo

que se le cumpla hombre!

y le dejo un cachito de la letra:

♪Me acobardó la soledad
y el miedo enorme de morir lejos de ti...
¡Qué ganas tuve de llorar
sintiendo junto a mí
la burla de la realidad!
Y el corazón me suplicó
que te buscara y que le diera tu querer...
Me lo pedía el corazón
y entonces te busqué
creyéndote mi salvación...♪

♪Y ahora que estoy frente a ti
parecemos, ya ves, dos extraños...
Lección que por fin aprendí:
¡cómo cambian las cosas los años!
Angustia de saber muertas ya
la ilusión y la fe...
Perdón si me ves lagrimear...
¡Los recuerdos me han hecho mal!



Besos!

ElFlaco dijo...

Noah: Ya estan avisados mis dos compadres ya que ambos son los sendos padrinos de mis hijos, todavia no les conté la idea pero se que se van a prender, falta buscar algun bar que nos cobije, despues le cuento.

Epístola: Tal vez sea como dice Ud, pero me daría pena ver que mis hijos no disfrutan de esas historias, tiempo al tiempo.
Cariños.

Yoni: Ya está en marcha vamos a ver si podemos mantenerla en el tiempo.
Abrazo.

Laura: Ud sabe como pienso, si le llegó entonces habré alcanzado mi objetivo.
Mis cariños para ud niña!

Jasmin: Primero me gustó la metáfora del rumbo y los zapatos y la imagen de las patas sucias me llevo muy lejos en mi infancia.
Gracias, de verdad.

Passion: Se bienvenida, nunca es tarde cuando se está entre amigos, gracias por el tangazo de Contursi y me alegra mucho que le haya gustado, espero de corazón poder brindarle momentos de grata lectura en este mi pequeño delirio virtual.
Cariños.

Passion dijo...

yo sabìa!
la z se emplea en las palabras aumentativas
pero, sabe algo?
lo recordè, sin embargo hice caso omiso, porque he visto tantos bloggers escribir "temaso", con S
que hasta dudè, mire
en fin

sepa que no solo he venido a chusmear su devoluciòn, sino que, aproveche el horario de paz, para recorrer su blog y me he encontrado con un gran poeta =)

Què bellezas sus letras!

Lo felicito "parte 2" :D

Que tenga un grato descanso y gracias por la bienvenida♥

Juan Carlos dijo...

Por cosas de la vida, nos alejamos del barrio de nuestra infancia y con los años al volver, nos damos con la ingrata sorpresa, de que el barrio, también se marchó.
Podemos volver al lugar, pero no a esos momentos. Podemos regresar al sitio, pero no a esos tiempos.
El bar “El Pampa” murió, solo queda el recuerdo que se convertirá en leyenda, porque en cualquier mesa donde usted se encuentre, el barrio estará presente y las historias, anécdotas, bromas y las charlas amenas, seguirán latentes. Usted vengará a “El Pampa” burlándose del tiempo, porque llegado el momento, heredará en sus hijos toda la sabiduría que entre sus paredes adquirió, porque usted se convirtió en guardián de la tradición.
Flaco, debería haber un blog de su blog donde poder aplaudirlo en extenso.
¡Saludos!

ElFlaco dijo...

Passion: Se agradece y más aún por tomarse el tiempo de recorrer el blog, ha de saber que ud no se queda a media agua con sus letras por eso y para no perderme de nada la agrego a la lista.
Cariños.

Juan Carlos: Es mi deber manener vivo lo que se me enseñó espero lograrlo.
Se agradece tanto elogio, contando con su presencia es premio suficiente para mi.
Abrazo.