viernes, 2 de marzo de 2012

Chachin

 
Me trajo años atrás el poder de la memoria, cuando dorado de siesta  la tarde se teñía, la viva imagen de aquel desdentado ser, vapuleado de alcohol , hirsuta la barba, bruno de piel, cristal de alma.
Perros, latas, cartones, botellas, inseparables, a la vez cruel compañía, ese que fue abandonado cuando la pendiente se hizo incómoda, por esos, esos que dijeron ser amigos para toda la vida, esos, esos que en la puerta del abismo con saña impávida lo empujaron para verlo rodar entre escombros.
Maloliente y desgarbado, sonrisa de cajón desvencijado, regalo para nosotros entre tanta plaza vacía, de valor engalanados acercábamos por vez primera al intocable, aquel que nuestros padres prohibieran con ahínco, aquel que dentro de sus harapos entre tapitas de colores y etiquetas de cigarrillos balbuceara un idioma por nosotros incomprendido pero lleno de amor.
Inocente ser, de sonrisa vacía con sonido a piano viejo, viajaba con la mirada al vernos  columpiarnos buscando el cielo con las manos, despegando los pies de la tierra buscando caminar en el aire sin tocar las nubes después del vertiginoso tobogán de madera, tal vez imaginando una infancia oculta ahogada de olvido y pena.
Una tarde, mágicamente, desapareció de la plaza para nunca más volver, buscamos debajo de cada árbol, entre los perros, los cartones y las latas, pasó el verano y el invierno fue mas cruel de lo normal, no hubo ceremonia, ni llantos, nadie hablo por él, nadie lo extrañó, 35 años después la memoria lo trae de nuevo, casi que me dan ganas de pasar por la vieja plaza a buscar su sonrisa desdentada, su abrigo impregnado de alcohol y pedirle alguna tapita de color para tener que patear camino de mi casa.
Que cosa extraña es esto de los recuerdos, tan profundamente escondidos, tan bellamente recuperados, son como esos tesoros en el fondo de algún barco hundido, esperando el momento oportuno, para que entre tanto manto de olvido volver a relucir como el oro.

13 comentarios:

laura dijo...

vio que en todos los barrios hay uno así? desdentado, sucio, con un perro pulguiento al lado.

Los cartones y el alcohol son infaltables, creo que si alguna vez le tuvimos miedo de chiquitos, el tiempo se ocupó de cambiarlo por empatía

buena entrada, Señor, con gusto a poco ultimamente

un abrazo

ElFlaco dijo...

Laura: Deme tiempo amiga, creame, estoy en ello.
Gracias por el aguante y por sus letras.

Común dijo...

Hola!!
¿Por qué será que las personas llegamos a tanto abandono??, será vida vivir así…o Dios que nunca me pase esto…
buen fin de semana con un abrazo de oso.

Esilleviana dijo...

Además de esta situación tan extrema, la mendicidad y la decisión de vivir de ese modo, también me sorprende la capacidad de la memoria para evocar un recuerdo tan efímero y pasajero como es la presencia de alguien ajeno a nosotros, que no forma parte de nuestra familia y que al cabo de 35 años revive. Es apasionante, nuestra capacidad de guardar y reproducir lo que conservamos.

un abrazo sr. Flaco :))

ps: el Flaco era un cantante muy importante argentino, que falleció hace pocos meses??

ElFlaco dijo...

Comun: No se si será vida pero conocí una vez un personaje que lo hacía por que quería, para mi era una forma de ir en contra del sistema, no se.
Cariños.

ElFlaco dijo...

Esilleviana: Tambien me llamó la atención ese recuerdo por eso quise plasmarlo acá, a modo de homenaje a ese ser que lejos de buscar hacernos daño, nos acercaba esa cuota de amor de hermano mayor diría yo.
Cariños para ud.

P.S: Es cierto Luis Alberto Spinetta era mas conocido como El Flaco Spinetta seguramente está componiendo en algún lugar del cielo de los poetas contemporáneos una nueva canción.

Claudia dijo...

Nuevamente sorprendida!!, me encantan tus relatos...FELICITACIONES!!

Yoni Bigud dijo...

Qué triste es la calle cuando nos gana para sí.

Muy bueno.

Un saludo.

Mª Antonia dijo...

Hola Flaco:
Todos tenemos algún recuerdo guardado en lo más profundo, que creemos olvidado, y que un día aparece mágicamente, tal vez, para "recordarnos" que hemos vivido...
(Hermoso recuerdo el tuyo, aunque un poco triste).

Un abrazo

Etienne dijo...

Siempre un personaje nos marca la memoria, nos taladra el recuerdo o huye por un tiempo y luego vuelve incansable. Son esos fantasmas que nos merodean, son esos espectros que nos hacen compañia.
Lindo recuerdo nos has traido hoy, Flaco!!
Abrazo!!

noah dijo...

Que bien escrito y descrito.

Mi felicitación.

Esilleviana dijo...

qué tal estás?

espero que tu traslado está más organizado...

:))

un saludo

Orquídea nEgrA dijo...

mas de algún recuerdo se me vino a la mente de aquel merodista lleno de misterios e interrogantes varias.

buen escrito! felicidades


Estimado le dejo una cordial invitación para una encuesta que hago sobre el primer amor, si le interesa y le parece bien, genial! pues bienvenido a dejar su opinión en mi blog, de ante mano tu ayuda me servirá mucho ;) gracias!