jueves, 29 de octubre de 2009

Prohibidos


El hastío a lo cotidiano y la presión familiar los había embarcado en una historia de amor secreta, a puertas cerradas, donde nada tenia que ver con los valores morales o la legalidad reinante, los estándares de vida y clases sociales estaban totalmente fuera de su visión.

Se veían siempre en distintos lugares, desapareciendo del universo y hundiéndose en una profunda galaxia solo para dos.

Se miraban, sin tocarse pero calentando el lugar de la cama que les tocaba compartir, jugaban a irse, sin dejar que sus dedos se desprendieran del todo, cuidando sus heridas, tapando los huecos de sus almas.

El mundo los había condenado a un juego de Montescos y Capuletos donde todo conspiraba en contra de ellos y ellos, en contra de todos.

Desarmándose a besos, armaban historias, deshaciendo caminos andaban juntos, cóncavos y convexos se unían para amarse una y otra vez, a veces de manera muy fugas, a veces días completos, si la ocasión lo permitía.

Sacó unos viejos anillos del bolsillo de su saco, tomo su mano y besandola dulcemente lo acomodó lo mejor que pudo, ella con lagrimas en los ojos hizo lo propio, no hubo palabras, no hicieron falta.


La historia de Romeo y Julieta volvía a repetirse pero esta ves no hubo equivocación, esa mañana en el geriátrico los encontraron a los dos, abrazados en la cama que los abrigo por ultima vez, por ultima vez desaparecieron del universo, mientras Montescos y Capuletos se echaban culpas compartidas.

Ya no tendrían que esconderse de la vergüenza de sus hijos, de las risas de sus nietos ni de sus dolidos cuerpos.

Desaparecieron del universo hundiéndose en una profunda galaxia solo para dos.

4 comentarios:

Laura dijo...

me llenó de ternura su historia, se lo juro.

leía y pensaba que ellos se amaban profundamente, desarmándose a besos, como Ud. dijo y sin embargo lo ocultaban por la estrechez de mente de unos cuantos.

pensar que uno a esta edad, ni sé la suya, tengo 31...hace alarde cuando se enamora o cree estarlo y a lo mejor ni dura un par de meses y pareciera q es regla fija descalificar ese mismo amor cuando los protagonistas superan los 60...o incluso antes

es otro de los estúpidos pruritos que enarbola la sociedad en que vivimos

hermosa historia Sr. una de las mas bellas que he leido aquí mismo

beso

ElFlaco dijo...

Gracias Laura con 41 años encima, si algo me pueden son los viejos y los niños, el amor en ambos extremos es maravilloso.
Pero depende de nosotros que podamos mantenerlo a lo largo del tiempo.

El Gaucho Santillán dijo...

El texto es hermoso.

Y los que digan que despuès de cierta edad, no hay pasiòn, amor, o deseo, deberìan callarse.

Abrazo.

ElFlaco dijo...

Gaucho: No solo deberian callarse si no rogar por tener esa hermosa oportunidad cuando llegue el ocaso de sus vidas.