miércoles, 20 de enero de 2010

En Compañia de la Luna


Anochecía en la ruta y largo era el camino a casa, manejaba mi auto en el medio del campo, pampa y luna, solo veía árboles de diversas formas. Algunos representaban caras, cuerpos mutilados, enormes redes oscuras que jugaban con mi imaginación;  solo siento cansancio y ansiedad por llegar.
La luna enorme, era mi única compañera, misterio y seducción. La noche la revelaba como una inmensa moneda de plata, apenas algunas nubes a su alrededor, la vestían de collares de algodón. Me invadía una sensación de paz y maravilla.
Había terminado de leer un libro a cerca de los indios ranqueles y los cautivos, una historia sangrienta e inmerecida de ambas partes que se suscitaron en guerras por la ocupación de tierras por parte de los blancos. Una inmensa pena sentí por ello, somos de una misma raíz pero las ramas nos separan como si fuéramos aquellos árboles mutilados.
Mientras observo ese hermoso e inmenso paisaje comparo aquellos lugares descriptos en aquel libro, comencé ir más lento en el auto, para poder visualizar mejor y apague la radio que se escuchaba con dificultad, de repente sentí un golpe en la parte trasera de mi auto, pensé que algo había caído encima, encendí las luces altas, no había nada alrededor. No convencido por ello estacioné al costado de la ruta para fijarme si algo había pasado. Bajé linterna en mano, para observar si todo estaba en orden, solo que algo me llamo la atención, huellas de caballo al costado del auto. Camine unos metros para seguir esas huellas pero se perdieron en la noche. La luna cada vez brillaba más, me fije en la hora, eran las tres de la mañana, el aire estaba fresco y húmedo. Aproveche para orinar, encendí un cigarrillo y casi al terminar escuche ruidos parecidos al galope de muchos caballos, corrí hasta el auto, casi al llegar,  entre aquellos árboles, vi una mujer de larga cabellera que gritaba. Sentí un escalofrío que me recorrió todo el cuerpo, a pesar del susto, puse en marcha el coche, encendí las luces altas y me fije por el retrovisor; nada alrededor. Apunte con mi linterna hacia aquel lugar; solo una vez más, el grito de la mujer y entre las ramas de aquel árbol que apenas la luna iluminaba; la mujer era izada por alguien a caballo, llevándosela a todo galope.
Huí descontroladamente del lugar para dar aviso a la policía; la neblina era tan espesa que se hacia imposible ver mas allá de algunos escasos metros; pensé que el cansancio de manejar tantas horas estaba jugando conmigo nuevamente, me hizo recordar al libro que había leído, cuando la cautiva era secuestrada por el indio salvaje, mis ojos cansados no pueden ver mas, el cartel de advertencia paso muy rápido, solo vi la luna…
Escucho ruidos de sirenas, me quede atrapado en mi auto entre aquellos árboles mutilados; logre salir con la ayuda de los bomberos, por suerte estaba bien. Le conté lo que me había sucedido a la doctora; ella sólo respondió-Todo va a estar bien-. Mientras salía de aquel horror, a pocos metros; la ambulancia llevaba dos cuerpos y los bomberos trasladaban un caballo, la luna no estaba.



By Claudia.

6 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Que buen relato. Mantiene el ritmo, todo el tiempo.

Me dejò con ganas de màs.

Saludos

ElFlaco dijo...

Al final logre que se animara, espero que ahora las publicaciones By Claudia sean mas seguidas.
Mis felicitaciones señora.

Claudia dijo...

El Gaucho Santillan: Muchas gracias por leer mi relato en breve se vendran otros.

ElFlaco: Viste que me animé y gracias por bancarme en tu blog.

Fabiana dijo...

Hermoso relato!!!

Me dió la sensación de estar viendo todo desde lejos, como si leyera e imaginara tanto el libro que leíste como la experiencia en la ruta! ;)

Quiero massssssssss!!!

Besotes Claudia!!♥♥

Laura dijo...

ni bien entré al blog me llamó la atencion ese Claudia en color fucsia con una especie de firma personal y pensé...será que se animó???? y si, veo que así fue y la verdad te felicito porque el relato es impecable, un placer leerlo

ahora voy por más, ya diste el primer paso y fue mas que exitoso asiq andá pensando en abrir tu rinconcito

y ya que opino digo mas todavía, no dejes de acompañar al Flaco aquí con tus historias pero sólo cada tanto

un abrazo de bienvenida formal y un beso para los dos

Claudia dijo...

Fabiana: Me alegro muchisimo que te haya gustado, sobretodo haber logrado que lo que imagine en el relato funcione para otros tambien. Gracias por tu buena onda y creo ir por mas.
La verdad no se que mas decir!!
Besos!!!

Laura: Me animo a un blog propio, pero primero quiero conocer mas este mundo. Muchisimas gracias por tu sugerencia, me dan fuerzas para poner primera y darle :)

Besos!!!