martes, 30 de agosto de 2011

Dos hombres desesperados

 
Dos hombres desesperados.
Una habitación vacía.
Una mesa pequeña.
Dos sillas.
Una botella de vodka barato.

Dos hombres desesperados.
Dos destinos.
Un revolver.
Una bala.
Una mujer.

Dos hombres desesperados.
Dos miradas perdidas.
Una sola salida.
Una hora señalada.
Un momento esperado.

Dos hombres desesperados.
Un revolver.
Una bala.
Una mujer.
Un disparo.

Un cuerpo en el piso.
Una botella de vodka barato.
Una mujer.
Dos tragos apurados.
Dos hombres aliviados.

13 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Que bueno el final.

Una vez que la cosa tiene desenlace, hay alivio.

Buen poema, Flaco.

Un abrazo.

Yoni Bigud dijo...

Brillante resolución. Hay que tener la lucidez para distribuir las culpas con tanta sabiduría.

Un saludo.

noah dijo...

Original y genial tu poema.

Te felicito

Etienne dijo...

Pero, ¿quien pagó la bala?

Muy bueno lo suyo Flaco!!

Abrazos!!

Sakkarah dijo...

Pobre mujer... :) Un beso.

MAGAH dijo...

Muerto el perro se terminò la rabia.
Me encantò como lo escribiste. Fuerte, puntual y no por eso menos estremecedor.
Abrazo!

Viejex dijo...

Me gustó lo parco y contundente del relato. Abrazo, querido.

Ro♥ dijo...

GENIAL!

"No hay mal que por bien no venga ni... cuerpo que lo resista, pues al que madruga ... nunca muere"

Mire si no hay Dios que lo ayude?!

:D


Abrazo♥

Juan Carlos dijo...

Parafraseando su obra:
Un cuerpo en el piso.
Una botella de vodka barato.
Una mujer.
Dos tragos apurados.
Dos hombres aliviados.
...Un lector sorprendido.
...Un final inesperado.
...Un largo aplauso para usted flaco.
...¡Cuanto ha crecido!
¡Saludos!

Esilleviana dijo...

hacía mucho tiempo que no te encontraba.

ahora te leo.

Esilleviana dijo...

:))

por tanto, alguno de los dos hombres acabó con la mujer, que era la causante de aquella situación tan desesperada?
jaja

explicame, porque quizá no me haya enterado muy bien...

pero de cualquier forma, es muy original; opino como la mayoría de tus comentaristas, siempre es muy agradable leerte.

un saludo

Mª Antonia dijo...

Querido Flaco:
Es sobrecogedor, sobre todo el inesperado final.

Un abrazo

Esilleviana dijo...

has cambiado de blog?
o dejaste de escribir?

me alegra saber de ti.

:)