martes, 16 de agosto de 2011

El juicio

Mi estadía en el Cairo había sido un desastre, viajé allí con la firme idea de profundizar en el estudio de la mitología Egipcia, pero me había gastado hasta el último peso y me había rodeado de malas juntas. Hacía días que no comía decentemente, deseperado por volver, recurrí a un personaje del bajo mundo apodado "el Gato", me habló de un trabajo “fácil”, aunque nada es fácil cuando jamás lo hiciste, nos juntamos en la pensión, me acercó el revolver y la dirección, el dato vino de su mujer que había trabajado en esa casa y se había hecho con una copia de las llaves necesarias.
El Gato dijo :
.- Es fácil, son dos viejitos que casi ni se mueven, con esta llave entras calladito, vas al comedor, detrás de la foto de los viejos esta la caja, acá hay otra llave que la abre, trae todo lo que tengan, no vas a tener problema, después nos juntamos en lo del Piri y arreglamos el tema de los pasajes para que te vuelvas tranquilito a tu casa.
Escuché atentamente aunque mi cabeza tenía miles de cosas sin resolver y el corazón parecía que se iba a escapar de mi pecho, cuando  me quedé solo, la desesperación me estaba acribillando, me tumbe sobre el colchón con una botella de whisky barato, tomé casi con alevosía, tratando de relajarme y acallar mi conciencia.
Me quede dormido.
Cuando desperté era de noche, salí eyectado de la cama, agarre las cosas y sin pensar demasiado ya estaba entrando en la casa revolver en mano, hice como me dijeron , fui al comedor, desprendí el cuadro y abrí muy despacio la caja empotrada en la pared, no podía creer lo que estaba viendo, había solo una estatuilla de yeso con la imagen de Osiris, nada más, ni dinero, ni joyas, nada!
Un ruido detrás de mí me saco de mi estupor me di vuelta e instintivamente jale el gatillo, el pobre viejo cayo como una bolsa de papas y su mujer apenas caminando se tiró sobre él gritando y llorando, agarré la estatuilla y salí a toda carrera tratando de no pensar, de no mirar hacia atrás.
Un golpe seco me detuvo y caí metros mas adelante debido al impacto del coche en mi cintura.
Todo se puso negro.
Mis ojos se abrieron lentamente y me encontré sobre una barca ,detrás de mí estaba Maahaf quien recitaba mi nombre en la entrada de la Duat, entedí que este era mi final, frente mío estaba Osiris sopesando mi corazón ,no pude con la balanza y el veredicto fue rápido, la bestia se abrió paso y con sus fauces de cocodrilo engulló mi cuerpo entero.
Desperté, bañado en transpiración y whisky, salí eyectado de la cama, agarré las cosas y sin pensar demasiado ya estaba entrando en la comisaría para entregar el revolver, que según dije, había encontrado en la calle.
Sigo en el Cairo, trabajo en lo que puedo, pero ya no estoy tan lejos de los pasajes que me hagan volver a casa.

14 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Buen relato flaco.

Que premoniciòn.

Muy bueno.

Un abrazo.

Viejex dijo...

También usted... ¿justo tenía que juntarse con un tipo que se apoda "el Gato"?


P/D: Fíjese que en el primer párrafo se le piantó un punto o alguna forma de separar las oraciones. Por ejemplo así:

hacía días que no comía decentemente y desesperado por volver recurrí a un personaje del bajo mundo apodado "el Gato"

ElFlaco dijo...

Gaucho: Trabaja de maneras misteriosas y aunque la necesidad tiene cara de hereje nunca hay que renunciar a lo que uno verdaderamente es. Abrazo

ElFlaco dijo...

Viejex: Se agradece el comentario, a veces leo lo que quiero decir y no realmente lo que está escrito, le faltaba mucho mas que una coma.
Con respecto al Gato si ponia que era un vagabundo mi amigo y coterraneo me iba a negar la entrada a Rio Ceballo de por vida uno nunca debe morder la mano que le convida un fernet.
Abrazo.

noah dijo...

Que bien escrito, Flaco.

Vuelvo a disfrutar de tus letras :-)

Un abrazo (nada egipcio)

Lapislazuli dijo...

Que precision en el relato.Nos deja esperando mas asi. Un placer leerte

Etienne dijo...

Si más de uno de nosotros tuviera ese sueño antes de tomar decisiones, creo que estaríamos un poquito mejor...
Dime con quien te juntas a tomar y te diré cuánto tardarás en volver a tu casa. Clarito.
Muy buen texto!!
Abrazos!!

Yoni Bigud dijo...

Lo único importante es estar más cerca de volver. Y tener whisky para pasar el rato, no importan las compañías. No, no importan.

Muy bueno.

Un saludo.

ElFlaco dijo...

Noah: Gracias a ti por tu tiempo y tus conceptos.
Cariños

Lapislazuli: Es grato verla por acá de nuevo y más grato saber que le ha gustado.Mis cariños para ud.

Etienne: Lo importante del sueño no es haberlo tenido si no haberse dado cuenta y cambiar el posible rumbo de las cosas.
Abrazo.

Yoni: Es cierto, un buen whisky se disfruta mejor solo, ahora el coñac, el coñac es otra cosa. Saludos.

Esilleviana dijo...

siempre escribes historias que merecen la pena leer... es todo una diversión entrar en tu blog.

Los sueños son como pequeños presentimientos que se barruntan de antemano, solo sería necesario prestarles la debida atención y saber atender a sus llamadas de reflexión :))

gracias por tu visita y comentario.

un abrazo

Cris dijo...

Usté transpira whisky , en al Cairo ????? , vió por eso no bebo !y padezco insominio , eso de despertar en un sitio tan lejano.... y cerca de un gato ....me dá cosita vió!
muy bueno lo suyo.
Saludinguis
Cris//mujeresdesincuentay

ElFlaco dijo...

Esilleviana: Si no vivieramos tan apurados podríamos ver señales de muchas cosas que ni siquiera parecen evidentes.
Cariños

ElFlaco dijo...

Cris: Antes que nada le pido disculpas por no pasar el 15 y desearle un muy feliz cumpleaños, ya se va a acostumbrar a que yo para las fechas soy malísimo asique parrafraseando a "Alicia en el País de las Maravillas"

... Feliz feliz no cumpleaños a tuuuuuu....

http://www.youtube.com/watch?v=CXwIyzulPsY

Cariños.

laura dijo...

me encantó, estaba extrañando sus relatos. El whisky me puede aunq jamás me llev´ó a soñar cosas parecidas

besote