viernes, 20 de agosto de 2010

Mil soles

Era una mañana como todas, el sol comenzaba a descargaba su calor y su luz hacia retroceder a la noche, casi eran las 7 y yo estaba preparando todo como era mi costumbre.
Los niños en la cama y mi mujer organizando sus bolsas de colegio, siempre le gustaba tenerle todo listo por que los horarios se debían cumplir a rajatabla.
Por suerte hacia días que no había alertas de bombardeo y esa maldita sirena había callado su boca, no había forma de dormir decentemente ante tanta tensión.
Mis pensamientos deben haber llamado a la fatalidad por que de improviso el sonido de la sirena volvió a estremecer mi cuerpo, como un gato salte por sobre las sillas, tome a los niños que asustados por la brusquedad de mi arremetida gritaban y lloraban sin saber a ciencia cierta que estaba ocurriendo, como estaba calculado nos acurrucamos dentro de la bañera que teníamos en el cuarto de baño esperando que todo pasara, fueron segundos desesperantes, cada uno de estos ataques era volver a morir, finalmente la sirena se calmó, saque a los niños mientras mi mujer los contenía limpiándoles las lagrimas y haciéndoles cosquillas para que todo fuera parte de un juego y no un cuento de terror.
 El avión bombardero había pasado de largo como riéndose de nosotros y de nuestra desesperación, me asome por la ventana, la mañana se teñía de un extraño color, de repente un fogonazo me cegó por completo, como pude di unos pasos hacia atrás e instintivamente busque a los niños, no me dio tiempo a nada y una terrible explosión se sintió sobre nuestras cabezas, abrase a mi mujer y pusimos a los niños entre nuestros cuerpos, fueron miles de soles en una fracción de segundo, lo ultimo que recuerdo fue la mirada de mi mujer, seguramente debía ser la misma que la mía, ambos sabíamos que esa era la ultima.
El viento llego de improviso y en un solo golpe termino con todo, así fue como un 6 de agosto de 1945 a las 8:15 nuestros cuerpos y nuestras almas se unieron con el mismísimo universo, contemplamos el horror  y como la estupidez humana daba rienda suelta a su enfermizo ego en una mañana que parecía ser igual a todas, pero no lo fue …

26 comentarios:

Cris dijo...

Hola , por fin lleguè , Flaco por aquì , el Flaco allà decidì seguir sus huellas y aquì estoy , con el agrado de ser alguna vez la primera en algùn lado. Me encontre con un buen escrito , desgarrador , triste y de alguien que sò sabe escribir , bue , que no decaiga es viernesss y le dejo un.....Saludo Cordial
Cris// mujeresdesincuentay

Cris dijo...

Yo otra vez , corrigiendo errores ,donde dice sò , es SI sabe escribir.
Saludito
Cris //mujeresdesincuentay

El Gaucho Santillán dijo...

que cosa. Pensar que Paul Tibbets, el piloto del "Enola Gay", reivindicò esa barbaridad hasta el fin de sus dìas.

el "orgullo yanquee".

El diablo se los lleve.

Bien escrito.

un abrazo.

ElFlaco dijo...

Cris: Antes que nada se bienvenida a mi humilde casa, se agradece tus comentarios solo espero poder brindarte un lugar donde de tanto en tanto leer y disfrutar.

ElFlaco dijo...

Gaucho: Es cierto y con él muchos otros, coincido con el gobierno japones en que Estados Unidos deberia hacer su autocritica y pedir perdon.
Pensar que la bomba se desvio de su curso y que el estallido fue justo encima de un hospital en lugar de un puente como fue programado, pensar que nadie dijo nada, ni se habla o se habló de los derechos humanos, ni de genocidio, ni se intervino al gobierno de USA por tener armas de destruccion masiva, ni se invadio sus territorio para salvar a sus habitantes de un gobierno manejado por un loco que pone en riezgo a la poblacion mundial, que paradojico no ?

A.R.N. dijo...

un relato triste. besitos

Epístola Gutierrez dijo...

Un excelente relato, aunque fuerte, triste.
Un beso.

ElFlaco dijo...

A.R.N.: Triste si pero solo una historia entre las 140000 que si se pudieran recuperar seguramente serian mucho mas tristes que esta.
En este caso creo que la realidad supera ampliamente la ficción.

ElFlaco dijo...

Epistola Se agradece, casi que podria haber sido una carta si no fuera que se perdieron para siempre la posibilidad de escribirla.
Es triste si.

Carugo dijo...

Qué asquerosa paradoja es que el avión que llevara la primera bomba atómica se llamara Enola Gay, bautizado en honor de la madre del piloto Paul W. Tibbets.
Y qué vomitivo sarcasmo el de ponerle a la primer bomba Little Boy...
Buen relato, aunque incómodo para quienes creen que el hombre es un ser racional.
Saludos!

ElFlaco dijo...

Carugo: Es parte de esas verdades que incomodan como dice el film.
Racional ???? en serio ???

Magah dijo...

Que fuerte Flaco!!!
Tan real.

Abrazo!

laura dijo...

ay, dolió

fuerte y bien relatado, tanto que me sentí en medio de ese abrazo

beso

laura dijo...

y 14...

Soledad dijo...

me quedé sin palabras...
pensando en tantas atrocidades cometidas...

No hay muerto que no me duela,
no hay un bando ganador,
no hay nada más que dolor
y otra vida que se vuela.
La guerra es muy mala escuela
no importa el disfraz que viste,
perdonen que no me aliste
bajo ninguna bandera,
vale más cualquier quimera
que un trozo de tela triste.

Drexler lo dice mejor que yo...
saludos

Steki dijo...

Ayyy, Flaco, qué bajón. Primero pensé que era una historia tuya, por eso de la mujer y los niños. Luego me di cuenta de que no. Y luego, para peor, una historia real como otras tantas de muertes injustas por guerras más injustas aún.

Te dejo un beso de finde.
STEKI.

su dijo...

Un relato triste pero muy bien contado...sobrecogedor final.
Esta vez llego un poco tarde, estos días he estado un poco desenchufada, descansando un poco y haciendo otras cosillas...pero aquí estoy de nuevo, encantada de leer esta impactante entrada...muy bueno Flaco, como siempre.
Abrazos.

ElFlaco dijo...

magah: Me hiciste acordar al miedo que nos daba en la epoca de la guerra fria que un loco apretara un boton y nos hiciera desaparecer a todos. Esa pobre gente que nada tenia que ver con guerras o aliados tuvo que ser la victima de ese loco .

ElFlaco dijo...

Laura: Gracias a mi tambien me dolio imaginarme ese momento.

ElFlaco dijo...

Soledad: No conocia el texto que me regalas en tu comentario pero no podia ser mas atina don Drexler.
Gracias.

ElFlaco dijo...

Steki: Las guerras son todos injustas sobre todo por que no todos la declaramos y todos la sufrimos.
Cariños.

ElFlaco dijo...

Su: Se agradece y mas por estar y leer.
Cariños.

Tropiezos y trapecios dijo...

Durísimo...y por desgracia tan cierto ...así es la estupidez humana amigo, cuanta razón tienes. Bella tu forma de describir la situación, esa última mirada me ha puesto los pelos de punta :)
Un abrazo inmenso!!!
Te sigo de cerqbuita!!!
Favole

ElFlaco dijo...

Topiezos y trapecios: Gracias y un abrazo para ti favole.

Minombresabeahierba dijo...

Pero no Hombre!
Son efectos colaterales!

Además eran todos iguales y asiáticos!

Los mercenarios (pues son pagos) ingleses, que estuvieron en Malvinas y luego en Irak, se espantaban cómo al entrar en Basora, sus socios, las tropas de USA acribillaban todo lo que caminaba desde los niños a los perros.

¿Se acuerda de los bombardeos con napalm de USA a poblados en Vietnam?

Abrazo

ElFlaco dijo...

Minombresabeahierba. Si me acuerdo y de cada una de las atrocidades que se han desarrollado en nombre de vaya a saber que, por eso hablaba de la estupidez humana.
Abrazo para ud tambien.